domingo, 4 de septiembre de 2011

LOS SIMPSON: “..Y CUANDO EL SEÑOR CHARLES MONTGOMERY BURNS QUIZO SER DIOS”

“BURNS EL SEÑOR BURGUÉS”

 « Valido la inscripción de este blog al servicio Paperblog bajo el seudónimo alegria »

(Parte de:LA SOCIEDAD AL DESNUDO: “Análisis sociológico y antropológico de la sociedad occidental a través de los Simpson´s”  Juan Carlos Alegria Montaño & Manuel Fernando Arce Bejarano. Cali, 2005.  ) (Imagen: Señor Burns. Autor: MacGroning "LOS SIMPSON)



Charles Montgomery Burns dueño de la central nuclear de Springfield, su edad es un enigma, a veces aparece con ochenta y dos años, otras con ciento cuatro, es decir, la edad del capitalismo imperialista norteamericano21. Su fortuna simboliza el mito del capital originario descrito por Karl Marx22. El gran Monty – Burns modelo del empresario dinámico y visionario, se interna en los más profundo de la ética puritana tan alabada por Benjamín Franklin a fines del siglo XIX y analizado por Marx, Weber23, donde el empresario es el gran héroe social, pues considera que dar empleos, es su deber y por ello se enorgullece, pues dichos actos contribuyen al progreso de su comunidad y por ello todos los obreros deben adorarle y rendirle culto.

El Señor Burns dueño del pueblo quiere repetir la hazaña de la burguesía industrial y comercial decimonónica y tener el poder político, así que se inscribe como candidato a la gobernación del Estado24, desea unificar el poder económico (que ya posee) y el poder político, así como los revolucionarios en el siglo XIX le cortaron la cabeza al rey, e implantaron la democracia. Para ello Burns se vale de todas las artimañas sabe que la demagogia es el camino al cielo, en una sociedad de afiches, maniquís y glúteos – ligh, por eso se rodea de un ejército de asesores; abogados, estilistas, secretarias, jefe de prensa, maquillistas; quien transforma al avaro y frio Monty en el modelo ideal del puritanismo. Se vale de la televisión, del nuevo oráculo de occidente, quien le dice a la sociedad que sentir, desear; cuando reír y cuando llorar, y, por quién votar, como dice el primer ministro de Italia Silvio Berlusconi “aquellos que no aman la televisión son los mismos que no aman a Estados Unidos”25. En síntesis podremos afirmar que el señor Burns es a la democracia como el discurso retórico le es al pueblo llano y acrítico26.

“..Y CUANDO EL SEÑOR BURNS QUIZO SER DIOS”



Montgomery Burns reúne en su carabélica, desgarbada y quijotesca existencia, la grandeza enflaquecida de la aristocracia decimonónica, que añoraba el pasado señorial y noble; de los místicos y fantásticos castillos medievales, las legiones caballerescas que luchaban contra herejes, gigantes y dragones, elfos, enanos y brujas, y todo un cúmulo de enemigos infernales y seres del bosque; “todo por el honor y la gloria” (del Señor feudal). Recreados majestuosamente por la épica románica en “Chason de Ronald”, “el poema del Mío Cid” y “la Saga de los Nibelungos”. Pasado lleno de privilegios para la nobleza terrateniente que se negaba a desaparecer y se desgarraba sangrientamente frente a los nuevos tiempos. Y el señor Burns desde su gótica mansión oscurecida por los cielos observa a esa muchedumbre hambrienta, lanzarse sobre las calles; pero ya no en busca de un trozo de pan como en la célebre revuelta francesa (1789) sino contra Homero Jey Simpson “la última salida de Springfield”27, el sucesor de “César Chávez”28, Homero el líder sindical, y todos los obreros que exigen mejores salarios; pero también contra las  diferentes O.N.G. y agrupaciones pro-ambientalistas protestando por sus ríos de basura radioactiva. El señor Burns ya no puede como sus “abuelos” recurrir al caldazo, las mazmorras, el paredón o las sobras descompuestas del banquete de ocho noches atrás, como lo narra Alejandro Dumas29 para controlar al “populacho” iracundo; este ahora como individuo perteneciente al pacto social debe recurrir al diálogo, la retórica y la demagogia que ocultan bajo el maquillaje de libertad y justicia, el fusil.

El señor Monthy – Burns es ese Luis XVI de Springfield, el gran monstruo político de todas las sociedades; un ser inscrito tanto en el campo jurídico como biológico, pues combina “lo imposible y lo prohibido”30; pero no viola la ley, pues es el gran modelo de todas las diferencias como el “monstrun romano” y es al mismo tiempo el “portentum u ostentum” medieval, Chales Montgomery Burns es una mezcla entre dos reinos: el animal y el humano: cuerpo de hombre y cabeza de serpiente, mixtura de la muerte y la vida: “su cuerpo vive sin explicación científica alguna”. Es un ser “cosmológico y anticosmológico”.

¿Si el señor Burns es Luis XVI, quien será su esposa? María Antonieta es representada por el señor Waylon Smithers su fiel ayudante.
 El cerebro real de la organización, frió y calculador, no valorado por su jefe pues lo cambia por un “perro”; Smithers es la materialización de aquella frase “detrás de un gran hombre, hay una gran mujer”. Enamorado del señor Burns le sirve de día y de noche, complaciéndole en sus más bajos caprichos, pues así como el cuerpo de la mujer es el engranaje de la familia burguesa, este lo es de la planta nuclear.
 32. Así Burns crea todos los medios, se inventa toda clase de quijotescas aventuras que le devuelvan el honor y la gloria que nunca ha tenido que le hagan inmortal.33. Así que el señor Burns busca un heredero; huele en Bart Simpson la sangre nueva que su seco cuerpo necesita, quiere convertirlo en el más salvaje mercantilista de la selva del libre cambio, del mundo de las finanzas34, Bart al principio se mueve como tiburón en una piscina repleta de sardinas, pero finalmente el “pequeño Burns” comprende que no es como su padre adoptivo, que no es corrupto, que ama a su familia y además Bart no requiere del dinero, pues la “crueldad” es su esencia. El señor Burns no se resigna, su espíritu no los resistiría, hace y deshace para ser recordado. Su cuerpo hace lo propio, posee todas las enfermedades: conocidas y desconocidas, propias y extranjeras, civilizadas y tropicales, terrenales y celestiales; desde el Agne juvenil hasta la viruela ya desaparecida, desde un leve resfriado hasta la pulmonía, desde la sifilis y la peste negra hasta el SIDA y el cáncer; cúmulo de bacterias y bichos virulentos que médicamente hablando forman un tapón en su organismo creando un equilibrio metabólico (fácil de entender). Pero además del quimero burgués de la eternidad, ese montón de males que contiene el señor Burns simbolizan las enfermedades, dolencias, tormentas y calamidades que un sistema lleno de afujías, contradicciones y envidias como el occidental. Su cuerpo solo es la tierra flácida, enflaquecida, desangrada y diezmada por una enfermedad llamada occidente, por un virus que se llama a si mismo homosapiens – sapiens. En la literatura revolucionaria  francesa Luis XVI es simbolizado por el chacal y María Antonieta por la Hiena “la figura del desenfreno, de la licencia sexual y en particular del incesto”31, se dice que Antonieta se acostaba con sus primas y hermanas; así el señor Smithers es un ser siempre al asecho de su carroña, traicionero y vengativo que hace lo que sea para lograr sus cometidos; travesti consumado que adora los largos vestidos de gala, encajes y lentejuelas; tiene en su cuarto la muñeca Stacy Malibú en todas sus formas y vestidos: la Stacy bailarina, la campanilla, la bella durmiente, glamour, fashion, etc. Es decir los revolucionarios veían en la monarquía mítica, la reencarnación del mal que abría que guillotinar.
 


La estructura feudal sucumbió ante el “progreso” industrial y este surgió gracia al fortalecimiento de una nueva clase social que se apropió de todo ese imaginario medieval, recreándolo con las chimeneas y hornos. El señor Burns como muchos nobles del siglo de Napoleón y Warner se niega a morir a sucumbir, ante los tiempos nuevos, convirtiéndose en burgués.

La espantosa figura humanoide del señor Burns se convierte así en el punto de confrontación de todas esas visiones apocalípticas y celestiales que a partir del siglo XVIII la clase burguesa comenzó a fraguar: quimeras del vigor, de la longevidad, de la inmortalidad, de la eternidad; y de la misma forma como los iberos recorrieron América durante los siglos XV y XVI guiados por los fantasmas del dorado, las míticas amazonas, del niño de la selva, la Atlántida o en compañía de “Sancho” Homero “Panza” recorren el mundo de este a oeste, de sur a norte en busca del santo grial, de la piedra filosofal, de la mítica criatura de un lago en la tierra del jardinero Willi

Por ese mismo hecho ve en su descendencia un camino hacia la eternidad, la continuación de su estirpe, de su clase, de su apellido, de su fortuna varios milenios; de años después de su muerte, pero su pequeño y obeso hijo no puede, ni quiere cumplir con tan duro destino, él prefiere flotar en su tabla sobre las olas y vivir el ahora tomando el sol en alguna playa sin importarle un futuro que no existe más que en la imaginación






21 “América para los americanos” se volvió realidad cuando Estados Unidos toma las armas contra España en 1898 derrotándole en menos de 3 meses: Puerto Rico, Cuba, Guam y Filipinas comenzarían a girar en torno a USA. que paralelamente practicaba cada vez más el imperialismo económico en América Central, Sur y Asia. Y en 1914 ya se había convertido en una potencia planetaria, el principio del siglo XX fue igualmente el inicio y consolidación de las grandes fortunas familiares en Norteamérica: la “Standard Oil Company” de J. Rockefeller; “Vs Steel Corporation” de J. P. Morgan; el imperio de transporte de W. K. Vanderbilt; y las industrias ferroviarias de George Gould o Harriman (ver por ejemplo Hobsbawm, Eric J. La era del imperialismo).
22 Marx, Karl. El Capital. Cap. XXIV.
23 Weber, Max. La ética protestante  y el espíritu del capitalismo. Ed. Coyoacan, México, 1999, 195 p. 
24 Groening, Matt. Los Simpson`s.“El pez de tres ojos”. Temporada No 1, episodio No. 4
25 Citado por: Virilio. Op. Cit.
26 Leer por ejemplo: Platón, La República.
27 Groening, Matt. Los Simpson`s. “La última salida Springfield”. Temporada No 4, episodio No. 76. Homero se volvió líder sindical.
28 César Chávez. Líder estadounidense, en 1960 participo en la huelga de campesinos de Arizona y lidero más tarde el boicot mundial de uvas de California. Homero un libro titulado “César Chávez” recomendado por Lisa durante su huelga de hambre (“Homero Idealista”. Temporada No 12, episodio No. 261).
29 Leer: “El hombre de la mascara de hierro”.
30 Lo escribe Michel Foucault cuando analiza el imaginario revolucionario con relación al monstruo humano. “Los anormales”, Pág. 61.
31 Ibíd. Pág., 100.
32 Groening, Matt. Los Simpson`s.”Monthy no puede comprar mi amor” Temporada No 10, Episodio No 224.

33 Groening, Matt. Los Simpson`s. “Papi Burns” Temporada No 8, episodio No 157.
34 Groening, Matt. Los Simpson`s. “El heredero de Burns”. Temporada No 5, episodio No. 99 ó “Sangre nueva”. Temporada No 2, episodio No. 35.